Hay que aprender a negociar

Las expectativas de los padres hacia los hijos requieren cambios, no se ajustan a lo previsto, aparece la decepción en los padres que genera conflicto en la relación con los hijos.

  • La adolescencia es experimentación, probar actuaciones nuevas y aparecen las conductas arriesgadas.
  • Debemos cuestionarnos las opiniones que tenemos sobre estas conductas antes de que aparezcan, tabaco, alcohol, discatecas…
  • Las normas y los limites nos ayudan a retrasar la edad de las conductas de riesgo.
  • Las normas son necesarias, aunque ahora deben ser negociadas con ellos.
  • Buscar un tiempo para decirle al adolescente que le quereis.
  • Los cambios de humor son típicos de la adolescencia, un día te come a besos , otro te contesta mal, da un portazo.

Para mejorar la relación con tu hijo: Habla y escucha a tu hijo

Muchas veces no quieren contarle nada a sus padres, volverá pasado un periodo en el que parece rechazar lo aprendido en casa. Aunque este en fase de mutismo hay que crear un ambiente propicio para contaros las cosas.

  • Cuando os cuente algo, olvidaros de juzgar el contenido o no volverá a contaros cosas. Podeis dar vuestra opinión pero sin juzgar.
  • Reforzarle el hecho de comunicarse con vosotros.”Me ha gustado mucho este rato que hemos charlado”.
  • Elegir las batallas, centra tu atención en los aspectos que más te molesten, ya habrá tiempo de cambiar el resto.
  • Evita trasmirle la sensación de que todo lo hace mal.
  • Recordar que vosotros sois su ejemplo. Si le pides no gritar, no gritéis vosotros.
  • Hacer planes en común, teniendo en cuenta que sus gustos han cambiado.Buscar cosas que le puedan apetecer para hacer en familia.
  • El estado de animo de los adolescentes es como una noria, se sienten fenomenal o fatal.
  • La capacidad de autocontrol falla, no tomarnos al píe de la letra todo lo que dice y hace o estaremos permanentemente enfadados.
  • Frecuentemente se verá desbordado por sus emociones, hay que conseguir que poco a poco las vaya controlando.
  • Canalizar las emociones para que no sea presa de ellas.
  • Tratarle a él con respeto si queremos que nos trate así a nosotros.

¿Cómo hacer que la ira desaparezca? Fases de la ira

Fase racional:

Se puede hablar con el adolescente, hasta que aparece el “No”.

Fase de disparo:

Se dispara la irritación dando rienda suelta a las emociones.

De lo que digas en este momento va a depender que se inicie una escalado de agresividad o podáis llegar a un acuerdo.

Fase de enletecimiento:

La gresividad se va desinflando. Se le puede decir frases como ” Veo que estas muy enfadado, será mejor acabar la conversación cuando estes más tranquilo”.

Fase de afrontamiento:

Esperar que se calme para hablarle, si no la situación se calentará. Dejar pasar un tiempo, después se le puede decir cosas como: “Me gustaría que volviéramos a hablar de lo que me has dicho, si quieres dejamos pasar un tiempo para pensar como resolverlo con tranquilidad” o “Solo quería decirte que por mucho que te enfades yo seguiré aquí”

Fase de resolución:

“Tal día quedamos y resolvemos”.Aunque no estemos de acuerdo, escuchar siempre sus razones para establecer un dialogo previo a la negociación. Los limites y las normas deben ser flexibles, pueden ser revisadas si el adolescente da muestras de responsabilidad.

-Establecer plazos para hacer las cosas.

Eje: maquillaje: Que puede llevar al colegio y que cuando salga.

-Fomentar un ambiente relajado, teniendo claro cuales son las normas en cada situación.