Uncategorized

Está demostrado científicamente que el estilo de apego del cuidador principal del niño; nosotros, influye directamente en la personalidad del niño y, si no se repara , en su futuro adulto.

Apego es la relación del niño con su cuidador. Ya que es tan importante, está comprobado, que más del 80 % de las de las enfermedades psíquicas tienen que ver con fallos en el apego en los primeros años de vida, esto es tres primeros años, nos interesa conocer qué tipo de apego estamos dando a nuestros hijos.

 

Hay 4 tipos de apego:

Nosotros podemos tener un tipo y nuestra pareja otro, influye más el tipo de apego del cuidador principal, normalmente la madre, pero no quiere decir que el otro no le afecte.

 

1 .Apego preocupado, o ambivalente, en niños.

Suelen ser padres que viven con miedo los avances de sus hijos, les sobreprotegen y ayudan demasiado. Les cuesta dejarles hacer las cosas normales de los niños de su edad, ir a excursiones, a jugar a casa de amigos, cada dos por tres están en el colegio consultando a los maestros , los cambios son vividos como problema.

Como consecuencia, sus hijos serán también miedosos, serán más torpes físicamente que el resto de los niños, sus padres no les han dejado desarrollar las destrezas necesarias en los juegos, Serán por tanto más inseguros en el trato con los demás niños y estarán más expuestos al bulling y al rechazo. Tendrán seguramente una autoestima baja.

 

  1. Apego evitativo:

Este tipo de padres suelen tener problemas a la hora de expresar y comprender las emociones de los demás. Son poco empáticos, a veces muy racionales, se suelen centrar en conductas y resultados tangibles. Notas, deportes ,aficiones. Al contrario que los anteriores suelen animar a sus hijos a apuntarse a todo tipo de actividades.

Sin embargo cuando se encuentran solos con sus hijos, les cuesta conectar, tener conf conversaciones intimas con  ellos, hablar de sentimientos e incluso captar cuando sus hijos se encuentran bien o mal. Suelen tener relaciones con sus hijos un poco distantes, son poco dados a las muestras de cariño físico y cercanía.

Como resultados con frecuencia estos niños pueden tener bastante miedo a decepcionar a sus padres si no superan su listón de exigencias, en cuanto a notas, deportes, amistades, con frecuencia su autoestima estará condicionada a sus logros, serán niños que se exijan mucho, o poco si ven como inalcanzables las metas de sus padres, tenderán a la ansiedad y de adultos tendrán dificultades para empatizar y expresar emociones.

 

  1. Apego desorganizado

Se considera desorganizado, cuando el adulto maltrata de alguna manera al niño, maltrato  incluye :

Maltrato físico, psicológico (Críticas constantes, humillaciones..), negligencia( abandono físico o emocional, no atender las necesidades básicas del niño) o intrusión (Tratar de controlar el pensamiento y las emociones del otro).

En este caso, dependiendo de lo que dure este maltrato es muy fácil que de adulto este niño tenga algún tipo de enfermedad mental .

 

4.Apego seguro

El cuidador mantiene una buena relación con el niño, a la vez que le proporciona apoyo y seguridad, le permite explorar su entorno y a la vez le transmite cercanía y confianza.

En consecuencia, sus hijos serán niños más seguros, tendrán menos problemas en las relaciones, ya que habrán aprendido a confiar en las personas que quieren, tendrán una buena imagen de sí mismos, nos miramos con los mismos ojos que nos miraron nuestros padres. Serán más capaces de diferenciar las relaciones toxicas, al tener una buena autoestima. En definitiva serán niños más seguros y felices.

 

LA buena noticia es que nuestro tipo de apego se puede reparar si hasta ahora no lo hemos hecho del todo bien. Veremos más adelante como podemos hacerlo.